Wednesday, February 22, 2006

A propósito de Noble Katerba

A propósito de NOBLE KATERBA

UN SOLO NOMBRE PARA MUCHAS VOCES.

Por Katty Trejos Torres.*

Durante la convulsionada década de los ochenta, los centros universitarios se convirtieron en verdaderas “fábricas de ideas”. Estaban los revolucionarios que con bandera roja en mano respondían a los difíciles tiempos con más violencia, pero también estaban los que respondía sólo con palabras…sólo con poesía. Es así que a finales de esta década se empezó a gestar en las aulas de la universidad Federico Villarreal uno de los grupos literarios que representaría a la presente década: Noble Katerba.

En el año 1986 un grupo de jóvenes ingresó a la facultad de educación de la mencionada universidad. Para entonces ninguno de ellos tenía la certeza de que sus destios se iban a entrelazar tan fuertemente, pues no solo compartieron la misma carrera y el mismo salón, sino también su pasión por la poesia, convirtiéndose para ellos en la forma de expresión más común y perfecta. En ella, volcaban todos los sentimientos de represión que les causaba ver su universidad politizada por el aprismo, así como también el vacío y la desesperanza que consumía a la mayoría de los jóvenes de su generación… Necesitaba expresarse y crearon un medio.
Poco tiempo después de conocerse, tres de los jóvenes de dicha promoción, Johnny Barbieri, Leoncio Luque y Jaime Tejeda fundaron lo que sería después uno de los antecedente de Noble Katerba, el Círculo Literario Neo Babel, al cual se incorporaría luego Rodrigo Manrique, Alan Morales, Valentín Parco, Manuel Cadenas, José Gamboa, entre otros. este numeroro grupo fue el motor que impulsó la actividad política de la Villarreal por esos años, con la organización de recitales y la publicación de una revista que llamaron “Estro”.
“Soñador, vital e intransigente” así define Johnny Barbieri a Neo Babel, un grupo cuya presencia era necesaria ante la eminente decadencia del medio, que desde los años había dejado de propagar la labor poética. Esta nueva generación que se inicia en los ochenta se propuso entonces reactivar dicha labor a través de recitales, publicaciones, conversatorios; etc.

Leoncio Luque recuerda con nostalgia que la convivencia entre los miembros del grupo era muy estrecha. Compartían mucho tiempo juntos pues casi nadie trabajaba y todo el tiempo libre fuera de clases era para reunirse, conversar, leer a sus autores favoritos o simplemente ensayar sus poemas, “Eramos tan unidos que una vez Alan Morales propuso que vivíeramos juntos”, nos dice Leoncio jocosamente.
Sin embargo, no todos continuaron por los caminos de la poesía, como es el caso de Wilmer castillo, un ex integrante que participó sólo en sus inicios y que era conocido por sus compañeros por su famosa frase que repetía en todos los recitales “ me busco y no me encuentro”. Este personaje fue quien propuso una original forma de financiar las publicaciones del grupo, por medio de la venta de informaciones referidas a cómo sacar un brevete o cómo llenar formularios de impuestos, sólo que para iniciar este negocio sus compañeros tenían que ayudarlo a limpiar uno de los puestos abandonados que estaba a lo largo de la vereda de la ex avenidas Colmena, en el centro de Lima, nadie dio fe a sus idea, sin embargo él se arriesgo y finalmente encontró su destino en ese proyecto.

Paralelamente a Neo Babel se había formado en esa misma promoción otro grupo poético, Estigma, al cual se sumaron después Manuel Cadenas, Alan Morales y Rodrigo Manrique. Este grupo tomó relevancia con la publicación de su plaqueta “La Cresta de Murelio” (1988) obra que evdenció el espíritu de los poetas de la presente década. El cambio, según Barbieri, de los esteretipos, los clisé y los gestos retóricos por la sensatez y la naturalidad, además de los despojos de toda preocupación por la trascendencia.
Un año después de la aparición de esta plaqueta apareción un tercer grupo de poesía: “Mural” integrados por estudiantes de la Facultad de Derecho de la Universidad Villarreal. El nombre se debió a la peculiar forma de presentación que tuvieron los poemas, sobre un mural de yute, que se exhibía en medio del pátio centra de dicha universidad. Aquí se reunieron poetas como Roxana Crisólogo, Iván Segura, Milagros Lazo, Gonzalo Málaga, Armando Agüero, Raquel Alvarez, Teddy Panitz, entre otros.
Para el año 89 l Villarreal se había convertido en el centro de convergencia de varios grupos de poesía que compartían experiencias mutuas en recitales, conversatorios, concursos florales; etc. Los limites de los grupos se fueron desbordando y pronto los integrantes de Neo Babel iniciaron conversaciones con los demás grupos para fusionarse y crear un órganos común que los hiciera salir del ámbito universitario.
Dichas expectativas dieron origen a la agrupación Noble Katerba, que resultó de la unión de Neo Babel, Estigma y Mural. También fue llamado a conformar este nuevo grupo Pedro Perales, un estudiante de la Facultad de Educación que por esos años dirigía “Sirka” un grupo cultural en esa facultad. La presentación oficial del grupo se realizó el 17 de abril de 1990, en el auditorio del banco Central de Reserva del Perú, pero pese a que los miembros del grupo Mural ya habían confirmado su integración al nuevo grupo, ese día asistieron como espectadores, pues sólo los integrantes de Neo Babel y Estigma junto a Pedro Perales, subieron al estrado para la presentación. Esto se debió a que para entonces el grupo Mural no se había integrado completamente a Noble Katerba y esto repercutió en el retraso de la primera publicación del grupo que salió recién en octubre de ese año.
La primera revista contenía poemas de Johnny Barbieri y Roxana Crisólogo. Esta fue difundida gratuitamente con el diario “Pagina Libre”, gracias a la gestión de Valentín Parco, quien se encargo de la difusión de las revistas hasta el tercer número. Luego se retiro del grupo. Seis meses después publicaron su segundo revista con poemas de Manuel Cadenas y Pedro Perales. La tercera, salió en setiembre del año siguiente y reunió a los poetas Leoncio Luque y Alan Morales. Simultáneamente el grupo realizó varios recitales en Villarreal, uno de los más exitosos fue el que denominaron “Unión Libre”, donde participaron estudiantes de las universidades: San Marcos, Lima, Católica, San Martín, La Cantuta y Garcilaso de la Vega. La noche del 16 de junio de 1991 el auditorio principal de la universidad Villarreal, el Paraninfo, estuvo colmado de jóvenes que durante tres horas compartieron sus poesías.
Para finales de ese año varios de los integrantes de Noble Katerba culminaron sus estudios universitarios. Este hecho produjo un cese de las publicaciones, ya que el cuarto número de la revista salió recién en noviembre de 1995 y llevó el nombre del recital más exitoso que realizaron. En este último número publicaron sus poemas Leoncio Luque, Johnny Barbieri, Iván Segura, Roxana Crisólogo, Gonzalo Málaga, Pedro Perales y Manuel Cadenas.

El punto de reunión había sido principalmente la universidad, pero al egresar la mayoría de los integrantes del grupo, lo cambiaron por la silenciosa y modesta sala de la Biblioteca Municipal de San Luis, lugar donde trabaja Leoncio Luque. Desde aquí se realizaron varias actividades que contaron con el auspicio de la Municipalidad de San Luis. En 1992 realizaron la “Muestra de la Poesía actual” con motivo del XXVII aniversario de la creación política de dicho distrito. También, entre los meses de agosto y setiembre de 1998 organizaron el “Recital de Poesia Peruana Actual” que se desarrolló en seis fecha y contó con la participación de 21 poetas.

Noble Katerba había demostrado en estos años un gran trabajo como equipo, pero en el fondo el sueño de todo poeta era publicar su propio libro, y pese a que casi todo los integrantes del grupo tienen libros inéditos, sólo cinco han podido publicar poemaruios individuales: Johnny Barbieri fue el primero en hacerlo con “Branda y Mesón de los Pandos” en 1993. Luego leoncio Luque, Pedro Perales y Johnny Barbieri hicieron en 1997 una triple presentación de sus libros “Por la identidad de las Imágenes”, “Edades” y “El libro Azul”, respectivamente. Un año después Iván Segura nos entregaría su primer libro titulado “Bosque de Formas”. Y recientemente en este año Roxana Crisólogo publicó “Abajo sobre el cielo” y Johnny Barbieri “Maka”, su tercer libros.

Hoy los Noble Katerbas no son más esos jóvenes soñadores que se reunían frecuentemente en la universidad para hablar de poesía. El trabajo, aquella labor que mantiene la humanidad de los poetas, los distanció. Johnny Barbieri se dedicaa la docencia al igual que Ivan Segura. Pedro Perales trabaja como referencista en la Biblioteca Nacional y Leoncio Luque continúa en la Biblioteca Municipal de San Luis. Roxana Crisólogo radica en Finlandia, Rodrigo Manrique en La Plata ( Argentina) y Raquel Alvare en Madrid, Alan Morales y Manuel Cadenas y Alan Morales trabajan en una canal de televisión. Lo cierto es que aunque ya no están juntos ellos afirman que no dejaran de escribir.

Atrás quedaron diez años de sus vidas y ahora quizás más reflexivo, quizás más maduros, intentan iniciar una nueva etapa como grupo. En la pequeña salita de la Biblioteca Municipal de San Luis, Leoncio Luque se reúne con los compañeros que quieren continuar realizando actividades en nombre del grupo, por lo pronto han anunciado para este año, un recital de fin de siglo que unirá nuevamente las voces de los Noble Katerba y para el próximo año una antología con sus más representativos poemas.



*Katty Trejos Torres. (Lima, 1975) Redactora de la Revista Nacional e Internacional de Literatura y Arte: OLANDINA. Licenciada en Ciencia de la Comunicación en la Universidad Nacional Federico Villarreal, realizó una breve mirada a la historia de Noble Katerba, por sus diez años de vigencia en la poesia peruana, en la Revista de OLANDINA N° 11 de fecha enero/ abril del 2000. Pag. WEB: www.cyberport.com.pe/poeta.

1 comment:

manuelchains said...

Más que un comentario, un puñado de aclaraciones al artículo de la autora, Katty Trejos, en favor de la precisión.
Yo jamás pertenecí al grupo Neo Babel, como ahí se menciona. Y no me "integré" a Estigma: yo lo fundé, junto con Alan Morales y Rodrigo Manrique.
Finalmente, como quedó establecido en la última reunión que sostuvimos un grupo importante de los ex Noble Katerba, el grupo original dejó de existir a mediados de los años 90.
Hoy una facción de ese grupo continúa realizando presentaciones y actividades bajo ese nombre, sin autorización de quienes fundamos ese grupo a principios de los 90.
Gracias

Manuel Cadenas Mujica